Smishing y Vishing: las estafas telefónicas que ponen en riesgo tus datos.

Cómo evitar ser víctima de Smishing y Vishing

Smishing y Vishing son dos formas de phishing que utilizan el teléfono móvil para engañar a los usuarios y obtener sus datos personales o bancarios. Estas técnicas son cada vez más frecuentes y sofisticadas, por lo que es importante estar alerta y seguir algunos consejos para evitar caer en la trampa.

¿Qué es el Smishing?

El Smishing es una variante del phishing que utiliza los mensajes de texto (SMS) para enviar enlaces falsos o números de teléfono que redirigen a páginas web fraudulentas. El objetivo es que el usuario introduzca sus datos personales, bancarios o de acceso a servicios online, o que descargue algún archivo malicioso que infecte su dispositivo.

Los mensajes suelen simular ser de entidades bancarias, organismos oficiales, empresas de mensajería o sorteos, y utilizan pretextos como el bloqueo de una cuenta, el cobro de una multa, el envío de un paquete o la participación en una promoción. El tono suele ser urgente o alarmista, para presionar al usuario a actuar sin pensar.

¿Qué es el Vishing?

El Vishing es otra variante del phishing que utiliza las llamadas telefónicas para engañar a los usuarios. El estafador se hace pasar por un representante de una entidad bancaria, una compañía de seguros, una empresa de servicios o cualquier otra organización de confianza, y solicita al usuario que confirme o proporcione sus datos personales, bancarios o de acceso a servicios online.

El estafador puede utilizar técnicas de ingeniería social, como hacerse pasar por un empleado de atención al cliente, un técnico de soporte, un agente de seguridad o un gestor comercial, y aprovecharse de la confianza, la curiosidad, el miedo o la codicia del usuario. El estafador también puede utilizar sistemas de voz automatizados o grabaciones que simulan ser mensajes oficiales.

¿Cómo evitar el Smishing y el Vishing?

Para evitar ser víctima de estas estafas, es importante seguir una serie de recomendaciones:

  • No abrir ni responder a mensajes de texto o llamadas telefónicas de números desconocidos o sospechosos, especialmente si contienen enlaces, archivos adjuntos o solicitudes de información personal o bancaria.

  • No acceder a páginas web o descargar archivos desde enlaces que lleguen por SMS o por llamada telefónica, sin verificar previamente su autenticidad y seguridad. Para ello, se puede comprobar la dirección web, el certificado de seguridad, la ortografía, el diseño y la coherencia de la página.

  • No facilitar datos personales, bancarios o de acceso a servicios online por teléfono, a menos que se haya iniciado la llamada desde un número oficial y de confianza. En caso de duda, se puede colgar y llamar al número de atención al cliente de la entidad o empresa en cuestión, para confirmar la veracidad de la llamada.

  • Mantener actualizado el sistema operativo y el antivirus del dispositivo móvil, y utilizar aplicaciones de seguridad que bloqueen los mensajes y las llamadas fraudulentas.

  • Revisar periódicamente los movimientos bancarios y las facturas de los servicios contratados, y denunciar cualquier cargo o actividad sospechosa.

  • Informar a las autoridades competentes y a las entidades o empresas afectadas, en caso de haber sido víctima o testigo de un intento de Smishing o Vishing.