Los insiders: el enemigo dentro de la organización.

Los insiders son empleados o ex empleados que utilizan su conocimiento y acceso a la organización para dañarla. Pueden hacerlo de varias maneras, como robar información confidencial, sabotear sistemas o incluso cometer actos de violencia.

Los insiders pueden representar una amenaza significativa para las organizaciones, ya que pueden causar daños importantes en poco tiempo. En algunos casos, los insiders incluso han causado la quiebra de empresas.

Hay una serie de factores que pueden contribuir a que alguien se convierta en un insider. Algunos insiders son motivados por el dinero o la venganza. Otros pueden estar motivados por creencias ideológicas o políticas. Y algunos simplemente pueden estar descontentos con su trabajo o con la organización en general.

Independientemente de su motivación, los insiders pueden representar una amenaza seria para las organizaciones. Por eso es importante que las organizaciones estén preparadas para identificar y detener a los insiders.

Aquí hay algunas cosas que las organizaciones pueden hacer para protegerse de los insiders:

  1. Establecer políticas y procedimientos estrictos para proteger la información confidencial.
  2. Realizar evaluaciones de riesgos para identificar áreas vulnerables a los ataques de insiders.
  3. Capacitar a los empleados sobre cómo identificar y denunciar actividades sospechosas.
  4. Crear una cultura de confianza y transparencia en la que los empleados se sientan cómodos reportando cualquier actividad sospechosa.

Al tomar estas medidas, las organizaciones pueden ayudar a proteger sus activos y su reputación de los ataques de los insiders.

Aquí hay algunos ejemplos de casos de insiders que han causado daños a las organizaciones:

  1. En 2008, un insider robó información confidencial de la empresa de semiconductores Intel. La información robada se vendió a un competidor, lo que provocó que Intel perdiera millones de dólares en ingresos.
  2. En 2013, un insider robó información confidencial de la empresa de software Symantec. La información robada se vendió a un grupo de ciberdelincuentes, lo que provocó que Symantec se viera obligado a gastar millones de dólares para remediar la situación.
  3. En 2014, un insider robó información confidencial de la empresa de seguridad privada G4S. La información robada se vendió a un grupo terrorista, lo que provocó que G4S se viera obligada a despedir a miles de empleados.

Estos son solo algunos ejemplos de los muchos casos en los que los insiders han causado daños a las organizaciones. Por eso es importante que las organizaciones estén preparadas para identificar y detener a los insiders.

Cómo identificar a los insiders

Hay una serie de señales que pueden ayudar a identificar a los insiders. Estas señales pueden incluir:

  • Un cambio repentino en el comportamiento del empleado, como una disminución en la productividad, un aumento en el ausentismo o una actitud más agresiva.
  • Un interés repentino del empleado en áreas de la organización que no están relacionadas con su trabajo.
  • Un acceso inusual del empleado a sistemas o información confidencial.
  • El empleado ha hecho declaraciones amenazadoras o violentas contra la organización.

Si observa alguna de estas señales, es importante que informe a su supervisor o al departamento de seguridad de la organización.

Cómo detener a los insiders

Hay una serie de cosas que las organizaciones pueden hacer para detener a los insiders. Estas cosas incluyen:

  • Establecer políticas y procedimientos estrictos para proteger la información confidencial.
  • Realizar evaluaciones de riesgos para identificar áreas vulnerables a los ataques de insiders.
  • Capacitar a los empleados sobre cómo identificar y denunciar actividades sospechosas.
  • Crear una cultura de confianza y transparencia en la que los empleados se sientan cómodos reportando cualquier actividad sospechosa.

Al tomar estas medidas, las organizaciones pueden ayudar a proteger sus activos y su reputación de los ataques de los insiders.