El Peligroso Mundo del Robo de Identidad: Cómo los Ciberdelincuentes Obtienen y Utilizan tu Información Personal.

En el vasto y complejo paisaje de la era digital, el robo de identidad se ha convertido en una amenaza omnipresente. Los ciberdelincuentes, acechando desde las sombras de Internet, emplean una variedad de tácticas astutas para obtener y explotar la información personal de individuos desprevenidos. En este artículo, exploraremos en detalle qué es el robo de identidad, cómo los ciberdelincuentes obtienen esta información valiosa y cómo la utilizan para sus propios fines nefastos.

Definición de Robo de Identidad

El robo de identidad es el acto de obtener y utilizar la información personal de otra persona sin su consentimiento, con el fin de cometer fraude, obtener beneficios financieros o realizar actividades ilegales en nombre de la víctima. Esta información personal puede incluir nombres, direcciones, números de seguro social, números de tarjetas de crédito, contraseñas y otros datos sensibles que pueden ser utilizados para identificar o autenticar a un individuo.

Cómo los Ciberdelincuentes Obtienen Información Personal

Los ciberdelincuentes emplean una variedad de métodos ingeniosos para obtener información personal de sus víctimas. Algunas de las técnicas más comunes incluyen:

  1. Phishing: Los estafadores envían correos electrónicos fraudulentos que parecen ser de instituciones legítimas, como bancos o empresas, solicitando información personal o financiera. Los usuarios engañados pueden proporcionar sus datos sensibles sin darse cuenta, creyendo que están interactuando con una fuente confiable.

  2. Malware: Los programas maliciosos, como virus, troyanos y spyware, pueden infectar los dispositivos de las personas, permitiendo a los ciberdelincuentes acceder y robar información almacenada en ellos. Estos programas a menudo se distribuyen a través de descargas en línea, archivos adjuntos de correo electrónico o enlaces maliciosos.

  3. Ingeniería Social: Los ciberdelincuentes pueden manipular psicológicamente a las personas para que revelen su información personal mediante el uso de técnicas de persuasión y engaño. Esto puede implicar el uso de pretextos falsos, como hacerse pasar por un representante de servicio al cliente o un conocido, para obtener información confidencial.

  4. Violaciones de Datos: Las empresas y organizaciones a menudo almacenan grandes cantidades de información personal de sus clientes en bases de datos. Las violaciones de datos ocurren cuando estas bases de datos son comprometidas por hackers, exponiendo la información personal de los usuarios a riesgos de robo de identidad.

Cómo los Ciberdelincuentes Utilizan la Información Personal

Una vez que los ciberdelincuentes han obtenido información personal, la utilizan de diversas maneras para sus propios fines ilícitos. Algunos de los usos más comunes incluyen:

  1. Fraude Financiero: Utilizan la información de tarjetas de crédito, números de seguro social y otros datos financieros para realizar compras fraudulentas, abrir cuentas bancarias falsas o solicitar préstamos a nombre de la víctima.

  2. Suplantación de Identidad: Los ciberdelincuentes pueden hacerse pasar por la víctima, utilizando su información personal para cometer actividades ilegales, como solicitar beneficios gubernamentales, obtener servicios médicos o incluso cometer crímenes en su nombre.

  3. Extorsión: Pueden amenazar con revelar información personal comprometedora o sensible a menos que se realice un pago de rescate. Esto puede incluir fotos o videos privados, registros médicos o cualquier otro dato que pueda utilizarse para chantajear a la víctima.

  4. Venta en el Mercado Negro: La información personal robada se puede vender en el mercado negro en línea a otros ciberdelincuentes, quienes la utilizan para llevar a cabo actividades ilegales adicionales o para perpetrar más actos de robo de identidad.


En TNEcom Canarias te compartimos varios tips para no ser víctima de 

                                                robo de identidad:

  1. Mantén tus contraseñas seguras: Utiliza contraseñas únicas y complejas para cada cuenta y cámbialas regularmente.

  2. Verifica los sitios web: Asegúrate de que los sitios web sean seguros antes de ingresar información personal. Busca el candado en la barra de direcciones y evita hacer clic en enlaces sospechosos.

  3. Limita la información en redes sociales: No compartas demasiada información personal en línea, como tu fecha de nacimiento, dirección o detalles de contacto.

  4. Utiliza la autenticación de dos factores: Añade una capa adicional de seguridad a tus cuentas habilitando la autenticación de dos factores siempre que sea posible.

  5. Mantén tu software actualizado: Actualiza regularmente tus sistemas operativos y aplicaciones para protegerte de vulnerabilidades conocidas.

  6. Ten cuidado con los correos electrónicos sospechosos: No hagas clic en enlaces ni descargues archivos adjuntos de correos electrónicos no solicitados o de remitentes desconocidos.

  7. Monitoriza tus cuentas regularmente: Revisa tus extractos bancarios y de tarjetas de crédito con frecuencia para detectar cualquier actividad inusual.

  8. Utiliza una VPN en redes públicas: Protege tu conexión a internet cuando utilices redes Wi-Fi públicas mediante el uso de una VPN (Red Privada Virtual).

  9. Sé consciente de las llamadas de phishing: Desconfía de las llamadas telefónicas que soliciten información personal o financiera. Si tienes dudas, cuelga y llama a la empresa directamente.

  10. Educación continua sobre seguridad: Mantente informado sobre las últimas amenazas y técnicas de seguridad para proteger mejor tu identidad en línea.

Siguiendo estos consejos, puedes reducir significativamente el riesgo de ser víctima de robo de identidad en línea. ¡Mantente seguro y protegido!


En un mundo cada vez más conectado digitalmente, el robo de identidad representa una amenaza significativa para la seguridad y privacidad de las personas. Los ciberdelincuentes utilizan una variedad de técnicas astutas para obtener y explotar la información personal de las víctimas, lo que puede tener consecuencias devastadoras para aquellos afectados. Es crucial que las personas estén alerta y tomen medidas proactivas para proteger su información personal y evitar convertirse en víctimas de este delito cibernético cada vez más común.